¿qué hacer cuando nuestro bebé no duerme bien?

 

Cuando el bebe no quiere dormir solo, le duele la barriga, tiene miedo a la oscuridad… te mostramos algunos consejos

El bebé se despierta por las noches y no duerme bien. El sueño, a veces, se convierte en un problema.

Entender qué trastorna al bebé y actuar correctamente en las diferentes circunstancias es el sistema más seguro para ayudarle a recuperar su ritmo natural del sueño sin que caiga en los malos hábitos.

Los trastornos del sueño más comunes y las posibles soluciones:

  • Todo es demasiado nuevo para él. Ha pasado del  útero materno a un mundo desconocido. El pequeño tiene que habituarse a los estímulos externos: se despierta a menudo y llora sin motivo aparente.
    ¿Qué hacer? Hay que transmitirle seguridad. Para ayudarle a coger el sueño, pon en su cuna una prenda o un muñeco.
  • Todavía tiene hambre.Su vida sigue los ritmos de los horarios de la comida; es normal que cuando se le retira la toma nocturna, el pequeño se despierte reclamando la leche.
    ¿Qué hacer? Retrasa todo lo posible la hora de la última toma nocturna.
  • Cuando llora por la noche.  El llanto nocturno es característico de los primeros tres meses de vida. Esta crisis indica que el pequeño empieza a percibir la diferencia entre el día y la noche, y esta novedad le inquieta.
    ¿Qué hacer? Acúnale dulcemente, deja que se desahogue y se dormirá de puro cansancio.

 

  • No se encuentra bien. Un resfriado, dermatitis del pañal, fiebre… Los pequeños problemas de salud que le ponen nervioso.
    ¿Qué hacer? En la fase aguda de la enfermedad, se puede llevar la cuna a la habitación de papá y mamá.

 

  • Tiene dolor de barriga. Estas molestias son frecuentes entre las tres semanas y los tres meses y se deben a los cólicos los primeros dias. Desaparecen espontáneamente a partir de los tres o cuatro meses.
    ¿Qué hacer? Masajéale la barriguita en el sentido de las agujas del reloj y, para combatir las crisis más intensas, consulta al su pediatra

 

  • Echa de menos a su mama.El cambio debido a la vuelta al trabajo de la mamá tiene una repercusión sobre el estado de ánimo del niño.
    ¿Qué hacer? Informa a la persona que se quede a cargo del pequeño (canguro, guardería, abuelos…)  de los horarios habituales de las tomas y del sueño del bebé, y organiza tus horarios de manera que puedas pasar el máximo tiempo posible con él.

 

  • Tiene miedo a la soledad.Alrededor de los ocho o nueve meses, el pequeño empieza a advertir la presencia o la ausencia de mamá y papá.
    ¿Qué hacer? Transmítele ternura y seguridad, explicándole que sus papás están con él. No obstante, cuando se meta en la cama, no te quedes junto a él.

 

  • – Tiene miedo a la oscuridad.Este temor se manifiesta alrededor de los dos años, cuando el pequeño empieza a desarrollar una gran imaginación.
    ¿Qué hacer? Quedarse a su lado no le ayuda a superar el miedo, y mucho menos ponerse a buscar monstruos. Lo mejor es explicarle que está seguro.