diseño tiendas virtuales - tiendas online - tubos led - prestashop - iluminacion led - tiendas prestashop - hosting prestashop - diseño web prestashop - diseño tiendas online - servidores prestashop - bombillas led - desatrancos avila - tiendas virtuales - desatrancos segovia - guardería santo angel - guardería ronda sur - guardería barrio del progreso - guardería algezares - guardería el palmar - psicología infantil murcia - psicólogos murcia - tiendas online madrid - psicopedagogía murcia - psicología adolescentes murcia - diseño tiendas online barcelona - psicología adultos murcia - logopeda murcia - psicología murcia - diseño tiendas online - desatranques granada - diseño tiendas online barcelona - diseño tiendas online madrid - diseño tiendas online sevilla - desatascos granada - desatascos murcia - desatascos cadiz - desatoros malaga - desatrancos murcia - desatascos segovia - desatascos motril - desatascos alicante
16
marzo
2011

Trastorno sueño niños

Es habitual que los niños intenten retrasar la hora de dormir.

Para los niños de 4 a 10 años la hora de dormir equivale a no poder jugar, despedirse de sus padres y quedarse solo en la oscuridad.

Con suavidad y, al mismo tiempo, con firmeza, los padres debemos poner punto final a la retahíla de súplicas de nuestro hijo. De ese modo, mantenemos alejados los trastornos del sueño de los niños.

En torno al año de edad, los bebés comienzan a emplear el llanto de una manera lógica (ver El lenguaje del bebé de un año). A la hora de dormir, puede que se echen a llorar para expresar miedo o aburrimiento.

Sin embargo, antes de los 4 años no se habla propiamente de trastornos del sueño. Establecer una rutina horaria, reforzándola con rituales para dormir si es necesario, es la mejor manera de mantener a raya los posibles trastornos del sueño.

Desgraciadamente, no siempre es posible evitar la aparición de trastornos del sueño en nuestros hijos, pues no siempre dependen de factores que podamos controlar. La aparición de trastornos va ligada frecuentemente al desarrollo emocional de nuestro hijo, en el que influyen factores incontrolables como su temperamento, y que se refleja, por ejemplo, en el sueño o la autoestima del niño.

A continuación, te indicamos los trastornos del sueño más comunes en niños de entre 1 y 2 años de edad. Si crees que tu hijo padece algún trastorno del sueño, lo primero que has de hacer es identificarlo. Algunos llamados “trastornos” carecen por completo de gravedad.

El miedo a la oscuridad en niños de 4 a 10 años

Muchos niños tienen miedo por las noches. El origen inmediato del miedo puede estar en un cuento, una película o un hecho ordinario que, por algún motivo, le ha impresionado.

Se ha apuntado que en el fondo del miedo nocturno de los niños, siempre subyace el mismo temor: el miedo a ser abandonado por sus padres. Por eso, debemos tomarnos en serio el miedo de nuestro hijo

Los terrores nocturnos son un trastorno del sueño que resulta especialmente alarmante para los padres, aunque no es el más problemático para los niños.

Los niños que padecen los llamados “terrores nocturnos” parecen despertarse en mitad de la noche; gritan, se les pone la cara roja, sudan… en resumen: parecen terriblemente agitados a los ojos de sus padres.

Sin embargo, estos niños no están despiertos sino dormidos (aunque tengan los ojos abiertos). No pueden ver a sus padres, ni escuchar sus palabras de consuelo. Están sumergidos de lleno en un sueño.

Al cabo de un rato, el niño se tranquiliza y sigue durmiendo como si nada hubiera pasado. Al día siguiente, el niño con este trastorno no recuerda nada.

Los padres suelen sentirse angustiados porque se ven incapaces de consolar o tranquilizar a su hijo. Sin embargo, se trata de un trastorno relativamente frecuente entre los 4 y los 10 años, siempre pasajero y que no conlleva consecuencias para el niño a corto ni largo plazo

Niños sonámbulos y niños que hablan en sueños

El sonambulismo es un fenómeno poco frecuente, que consiste en que la persona se levanta de la cama y camina mientras continúa durmiendo. Es algo más habitual en niños, ya que sus mecanismos de sueño todavía no están del todo formados.

Por otro lado, y debido también a la inmadurez de sus mecanismos de sueño, es relativamente frecuente que los niños hablen, se muevan, e incluso lloriqueen mientras están soñando..

Los terrores nocturnos son un trastorno del sueño que resulta especialmente alarmante para los padres, aunque no es el más problemático para los niños.

Los niños que padecen los llamados “terrores nocturnos” parecen despertarse en mitad de la noche; gritan, se les pone la cara roja, sudan… en resumen: parecen terriblemente agitados a los ojos de sus padres.

Sin embargo, estos niños no están despiertos sino dormidos (aunque tengan los ojos abiertos). No pueden ver a sus padres, ni escuchar sus palabras de consuelo. Están sumergidos de lleno en un sueño.

Al cabo de un rato, el niño se tranquiliza y sigue durmiendo como si nada hubiera pasado. Al día siguiente, el niño con este trastorno no recuerda nada.

Los padres suelen sentirse angustiados porque se ven incapaces de consolar o tranquilizar a su hijo. Sin embargo, se trata de un trastorno relativamente frecuente entre los 4 y los 10 años, siempre pasajero y que no conlleva consecuencias para el niño a corto ni largo plazo.

Fuente: elbebe.com

Autor: Enrique Muñoz

Categoría: Actualidad infantil