diseño tiendas virtuales - tiendas online - tubos led - prestashop - iluminacion led - tiendas prestashop - hosting prestashop - diseño web prestashop - diseño tiendas online - servidores prestashop - bombillas led - desatrancos avila - tiendas virtuales - desatrancos segovia - guardería santo angel - guardería ronda sur - guardería barrio del progreso - guardería algezares - guardería el palmar - psicología infantil murcia - psicólogos murcia - tiendas online madrid - psicopedagogía murcia - psicología adolescentes murcia - diseño tiendas online barcelona - psicología adultos murcia - logopeda murcia - psicología murcia - diseño tiendas online - desatranques granada - diseño tiendas online barcelona - diseño tiendas online madrid - diseño tiendas online sevilla - desatascos granada - desatascos murcia - desatascos cadiz - desatoros malaga - desatrancos murcia - desatascos segovia - desatascos motril - desatascos alicante

Entradas con la etiqueta ‘infantiles’

11
diciembre
2015

CONSEJOS PARA DESARROLLAR LAS EMOCIONES EN NIÑOS

 

 

CONSEJOS PARA AYUDAR AL -DESARROLLO EMOCIONAL-  EN NIÑOS

 

Las emociones en los niños surgen de manera progresiva a medida que van creciendo, están programadas de forma biológica. Así, poco a poco se va produciendo el desarrollo cognitivo y el niño toma conciencia de sus propias emociones y de la emociones  de los demás. Cuando llegan a los 4 años, los niños se dan cuenta de que las personas sienten cosas distintas a las que siente él, empiezan a empatizar con el otro.

En las emociones de los niños, la autoestima juega un papel fundamental. Dependiendo de cómo esta se desarrolle, el niño tendrá unos sentimientos u otros, como el orgullo, la ilusión, etc. Como instrumento regulador de los grandes sentimientos esta la vergüenza. Poco a poco el niño va tomando conciencia de que sus emociones y sus actuaciones deben tener ciertos límites en algunas ocasiones, y para ello, la vergüenza es el principal sentimiento represor.

LA ETAPA DE LA “REGULACIÓN EMOCIONA” EN NIÑOS

La etapa, que comprende de los 2 a los 6 años, es aquella en la que los niños empiezan a ser capaces de aumentar, dirigir y canalizar sus emociones. La regulación emocional es algo fundamental para las distintas áreas de la vida de las personas, de ahí que cuando los niños adquieren esta edad, es necesario que los padres sepan educarlos emocionalmente.

 

El desarrollo emocional parte del sistema límbico, que es el encargado de controlar las emociones. Este sistema es muy sensible a las expresiones faciales, así cuando los niños sienten miedo es muy fácil que se les refleje en el rostro. Los niños sentirán en la medida en que peligroso, sentirá nmiedo cuando tengan que coger una bicicleta.

Poco a poco, las personas cuando vamos creciendo somos más capaces de controlar esas emociones que empiezan a aflorar cuando somos pequeños y que poco a poco vamos aprendiendo a domar, aunque siempre habrá que tener en cuenta las diferencias intersubjetivas, pues no hay ninguna persona igual a otra.

Consejos para favorecer el “desarrollo emocional”de los niños

Los niños mejoran su desarrollo emocional según las relaciones personales que vayan manteniendo, y estas son principalmente con sus padres y familiares. Es muy importante cómo actúen los mayores frente a los niños, pues estos aprenden de los que se les dice, pero también de lo que ven, por ello es imprescindible comportarse de manera adecuada frente a ellos.

Observar qué estamos diciendo con nuestros gestos, palabras y acciones, contactar con el estado emocional de los niños, escuchar qué nos están diciendo, respetar sus propios ritmos de actuación e intentar ponerse en su lugar son algunas de las técnicas que los adultos deben seguir para ayudar a los niños en su desarrollo emocional.

Los cambios emocionales de los niños y su educación requieren gran esfuerzo, por eso es importante tener en cuenta que a veces tendrán algunas conductas desajustadas, debido a que no han aprendido todavía a controlar sus emociones, como por ejemplo las rabietas. En estos casos es bueno ayudarles a reflexionar sobre sus sentimientos ante estas conductas, motivarle para que pruebe otras formas de relacionarse y explicarles cuáles son las consecuencias de estos comportamientos inadecuados.

A medida que los niños van esforzándose, es bueno valorar sus intentos para que sepan que están actuando de forma correcta. Cuando presenten alguna conducta desordenada, producto de emociones descontroladas, es bueno corregirle pero sin usar términos como “siempre” o “nunca”, puesto que se elimina la posibilidad de que el niño pueda recordar por sí mismo las situaciones en las que actuó de otra manera.

 

16
marzo
2011

Cómo intepretamos dibujos infantiles

La expresión plástica les proporciona a los niños la capacidad de comunicarse con sus padres, y su entorno, interpretando la realidad como la ven a través de dibujos y/o garabatos.

Cuando el niño tiene alrededor de 18 meses adquiere cierta habilidad manual, llamada psicomotricidad fina, que le permite sujetar pinturas y lápices de forma adecuada y coordinada (se llama coordinación visomotora) para utilizar dichos instrumentos, aunque todavía falta un tiempo para que el niño adquiera mayor destreza con el uso de las manos.
El niño, sin embargo, utiliza estos materiales de forma suficiente como para empezar a expresarse mediante dibujos y trabajos manuales, dando paso a la llamada expresión plástica.

La expresión plástica, también conocida como expresión artística, es por tanto una forma más de comunicarnos, de la misma manera que los bebés utilizan otros recursos como el llanto cuando todavía no saben expresar con palabras sus sentimientos y/o necesidades.

 

Los niños pequeños utilizan la fantasía e imaginación al hacer un trabajo plástico, por lo que muchas veces lo que vemos representado no concordará con los gustos y estética de los adultos. Hasta los 4 años, los niños dibujan garabatos, al principio sin ningún tipo de control ni sentido, pero poco a poco tendrán cada vez más forma. En esta primera etapa del desarrollo plástico, lo importante no es representar la realidad tal y como es, sino expresar las emociones y sentimientos que proceden su mundo interior.

El medio de expresión plástica más común y sencillo es el dibujo. Durante los primeros años al niño no le importan los colores, ni el material que utiliza, tan sólo disfruta dándose cuenta de que es él quien está haciendo ese trabajo, independientemente de cómo y con qué lo hace. A pesar de todo, debemos ofrecerle una amplia gama de materiales y texturas a elegir para que experimente. No hay que limitarse al papel y pintura comunes. Mirad cómo reacciona y experimenta el niño con diferentes tipos de papeles, pinturas que no sólo se utilicen en forma de lápiz, sino que se pueden utilizar con pincel, e incluso -algo con lo que realmente disfrutan- pintura para manos y cristales. Ofrecerles material variado estimulará su creatividad.

Todos los niños, sin excepción alguna, son capaces de expresarse mediante la plástica. Algunos son más creativos que otros, pero independientemente de su ritmo, hay que dejarles practicar y desarrollarse. El niño tiene que desarrollar y dominar su habilidad manual, y por ello hay que dejarlo que experimente con todo tipo de materiales, que ya hemos mencionado, sin frenarlo. Pero sobre todo debemos dejar que dibuje lo que quiera y cuando quiera, interviniendo lo mínimo posible para evitar que su pensamiento no fluya libremente y no dibuje lo que él quiere, sino lo que nosotros queremos.

Al contrario de lo que muchos pensamos, los pequeños no siempre dibujan pensando en lo que hacen, sobre todo los más pequeños. Primero trazan las líneas, y después interpretan lo que han hecho. Por ello los padres no debemos interpretar el dibujo, por muy claro que creamos que está, sino PREGUNTAR A NUESTRO NIÑO QUÉ HA DIBUJADO, ESA ES LA INTERPRETACIÓN. Fijaos que interpretamos conversando, no utilizando símbolos con respecto al dibujo.

No importa si a nuestros ojos nuestro niño no es muy creativo. La habilidad de expresarse mediante la plástica es muy útil para que los padres podamos entender qué tal se encuentra el niño tan sólo fijándonos en detalles de su dibujo. Además, de esta forma, ayudamos a desarrollar su personalidad y se estimula el aprendizaje y creatividad del niño. Y sobre todo sirve para pasar un buen rato.