LA VENTAJAS DE LA MEDITACIÓN EN LA INFANCIA

 

 

 

 

 

images1Cada vez son más las personas que van siendo conscientes de los muchos beneficios de la meditación de las técnicas de meditación aplicadas a los niños.Existen numerosos estudios han demostrado la relación directa entre esta técnica milenaria y una mejor salud. Por ejemplo, un estudio realizado por investigadores de Johns Hopkins aseguraba que 8 semanas de práctica de meditación, podían ser tan efectivas como el uso de medicamentos para tratar la depresión, ansiedad o dolor. Además, según han mostrado científicos de Harvard, la meditación afecta positivamente a la actividad cerebral de aquellos que sufren estrés.

Aunque normalmente se asocie con adultos, el ejercicio de la meditación puede resultar si cabe aun más beneficiosa cuando empieza a practicarse durante la infancia. Puede suponer un ingrediente fundamental para lograr el bienestar a lo largo de toda la vida del niño. Si en la edad adulta, la meditación ayuda a reducir el estrés y a equilibrar el ser interior, durante la niñez a estos se les suman beneficios relacionados con el aprendizaje.  

La meditación infantil ayuda a potenciar la imaginación y creatividad en los niños, permitiéndoles desarrollar su lado emocional más sensible. Además, entrena la concentración y focalización de la atención, por lo que también trabaja el lado izquierdo del cerebro. Incluso contribuye a mejorar la expresión escrita. Así pues, la meditación ejercita la unificación de los dos hemisferios , potenciando el equilibrio interno del niño e incluso ayudándolo a dormir mejor.

Numerosas escuelas han comenzado a practicar esta técnica con sus alumnos, y el resultado ha sido niños más atentos, tranquilos y felices. Un colegio de New Haven (Connecticut) comenzó a impartir clases de meditación tres veces por semana, lo que causó una reducción general de los niveles de una hormona del estrés, cortisol, en la sangre de los estudiantes. Por otro lado, el instituto de Visitación Valley redujo hasta un 45% los suspensos durante el primer año del programa, los porcentajes de asistencia subieron al 98%, y los alumnos registraron el nivel de felicidad más alto de todo San Francisco.

Así, queda probado que la meditación está directamente relacionada con un mejor desarrollo cognitivo y emocional en los niños que la practican. Sin duda alguna, sus beneficios son innumerables, y puede contribuir a construir una sociedad más sana e inteligente. Como dijo el Dalai Lama:

“Si le enseñáramos meditación a cada niño de ocho años, eliminaríamos la violencia en solo una generación.”