CONSEJOS PERIODO de ADAPTACION

Consejos útiles para superar el periodo de adaptación:

Aunque nuestros Centros cuentan con un periodo de adaptación vigilado y supervisado por cada tutora de aula y por un psicólogo infantil, es necesario que los padres sigan unas pautas antes de la entrada y a la salida.

La adaptación a la guardería debe ser ante todo un proceso gradual. Al principio, para facilitar este proceso, los padres y madres llevarán  a los niños a la guardería poco tiempo (unas horas los primeros días) e irán alargando este tiempo progresivamente hasta que los niños se vayan acostumbrando. En cualquier caso, quien marque el tiempo que permanecerá en nuestro Centro será el propio niño o niña, siendo su tutora la que avise a los padres para que pasen a recogerlo. No conviene fijar un intervalo de tiempo de antemano, ya que dependiendo del carácter y temperamento de cada niño, será ese periodo inicial más largo o más corto.

Consejos para padres:


¿Cómo preparar al niño días antes de que empiece la guardería?

Un recurso útil antes de que empiece la guardería es hablar con el niño sobre lo que va a hacer en la Centro y enfocar el tema de forma positiva. Por ejemplo podemos contarle que va a conocer a otros niños, que podrá jugar con ellos, que aprenderá muchas cosas…

Este es un paso importante para conseguir normalizar el proceso de adaptación a la guardería y quitarle dramatismo a la situación.

Otro recurso útil es darle algún juguete que le aporte seguridad y que le permita establecer un  vínculo de apego con su casa y su familia mientras el niño esté fuera.

¿Cómo afrontar el momento de la despedida del niño en la guardería?

El momento de la despedida suele ser el más difícil tanto para las madres como para los niños, por lo que te recomendamos que le trasmitas seguridad con frases como “vas a pasarlo muy bien” o “jugarás como lo hacemos en casa pero será aún más divertido”. Es importante que, si el niño anda, entre caminando al Centro, esto ayudará a desarrollar más seguridad y confianza.

También puedes abrazarle para que sienta tu apoyo, pero no alargues demasiado este momento, ya que puede generar más preocupación en el niño. Si te quedas mucho tiempo consolándolo en la puerta, cada minuto que transcurra creas en tu hijo/a la expectativa de que no te irás. Recuerda que si te ve triste se dará cuenta y dará pie a que él también lo esté. Es importante que te vea tranquila y segura. Los niños a estas edades son más sensibles al lenguaje corporal, que a nuestras palabras de consuelo. Nuestros gestos tienen que ser tranquilos, seguros y positivos.

¿Qué hacer cuando los padres recogemos al niño en la guardería?

Cuando llega el momento de recoger al niño es importante mostrarle toda tu atención, que te cuente con detalle lo que ha hecho, quiénes son sus compañeros, a qué ha jugado, etc.

En este sentido, es muy positivo que tu hijo entienda que ir a la guardería no es tan diferente de lo que hace en casa y que igual que sus padres tiene que ir a trabajar, él también tiene sus obligaciones.

Por último, dedícale mucho tiempo los primeros días y prepara por la tarde la vuelta al día siguiente para que cada mañana no se convierta en un disgusto, anticípale que mañana haréis lo mismo, preparad la ropa que se pondrá, las cosas que llevará, etc.,