diseño tiendas virtuales - tiendas online - tubos led - prestashop - iluminacion led - tiendas prestashop - hosting prestashop - diseño web prestashop - diseño tiendas online - servidores prestashop - bombillas led - desatrancos avila - tiendas virtuales - desatrancos segovia - guardería santo angel - guardería ronda sur - guardería barrio del progreso - guardería algezares - guardería el palmar - psicología infantil murcia - psicólogos murcia - tiendas online madrid - psicopedagogía murcia - psicología adolescentes murcia - diseño tiendas online barcelona - psicología adultos murcia - logopeda murcia - psicología murcia - diseño tiendas online - desatranques granada - diseño tiendas online barcelona - diseño tiendas online madrid - diseño tiendas online sevilla - desatascos granada - desatascos murcia - desatascos cadiz - desatoros malaga - desatrancos murcia - desatascos segovia - desatascos motril - desatascos alicante
21
enero
2011

Atraso en el habla en niños de dos años

Su hijo ya tiene 2 años y aún no habla. Dice unas pocas palabras, pero usted considera que está retrasado respecto de los demás niños que conoce, o recuerda que su otra hija mayor recitaba oraciones completas a la misma edad, no tiene por qué preocuparse. Cada niño nace con un calendario madurativo y las diferencias individuales a edades tempranas son totalmente habituales. Su pediatra o el logopeda donde esté escolarizado le informará.

Los atrasos en la adquisición del habla son muy comunes durante el periodo de preescolar. A menos que observen otras áreas de “lentitud” en el desarrollo temprano de sus hijos, los padres dudan en pedir consejo. Algunos padres buscan excusas por la falta de habla y se tranquilizan a sí mismos diciendo que “ya va a empezar a hablar” o “simplemente le interesan más las actividades físicas”.

Saber qué cosas son “normales” y cuáles no en el desarrollo del habla y el lenguaje puede ayudarlo a entender si debe preocuparse o si su hijo presenta un desarrollo adecuado.

Comprensión del desarrollo normal del habla y el lenguaje

Es importante que converse sobre el desarrollo del habla y el lenguaje, así como sobre otras pautas de desarrollo, con el médico de su hijo en las consultas de rutina o con el psicólogo o logopeda del centro en el que esté escolarizado. Aunque es posible que sea difícil determinar si su hijo simplemente es inmaduro en su capacidad de comunicación o si tiene un problema que requiere atención profesional, las siguientes pautas de desarrollo le servirán como indicadores:

Antes de los 12 meses

Es importante observar a los niños de esta edad para detectar si están utilizando su voz para relacionarse con el entorno. Los balbuceos y los sonidos como “ajó” son etapas tempranas en el desarrollo del habla. A medida que los bebés crecen (en general, alrededor de los 9 meses), comienzan a hilar sonidos, a incorporar diferentes tonos y a decir palabras como “mamá” y “papá” (sin comprender realmente lo que significan esas palabras). Antes de los 12 meses, los niños también deben prestar atención a los sonidos. Es probable que los bebés que miran atentamente pero no reaccionan a los sonidos presenten algún tipo de pérdida de la audición

Los niños de esta edad deben ser capaces de balbucear una amplia gama de sonidos y, al menos, una o más palabras (sin contar “mamá” y “papá”). En general, las primeras palabras que aprenden son sustantivos sencillos, como “bebé”. Su hijo también debe ser capaz de comprender y seguir instrucciones sencillas (por ejemplo, “Por favor, alcánzame el juguete”).

Entre los 18 y los 24 meses

A los 18 meses, los niños deberían contar con un vocabulario de, aproximadamente, 20 palabras, y de 50 o más palabras parciales al llegar a los 2 años. A esta edad, los niños deberían estar aprendiendo a combinar dos palabras, como “bebé llora” o “papá grande”. A los 2 años, los niños también deben ser capaces de seguir órdenes que incluyan dos pasos (como “Por favor, levanta el juguete y tráeme la taza”).

Entre los 2 y 3 años

Los padres suelen ser testigos de una “explosión” en el habla de sus hijos. El vocabulario de su hijo debe aumentar (a un ritmo en el que no se pueden contar las palabras) y debe combinar, en forma rutinaria, tres o más palabras para formar oraciones. También debe incrementarse la comprensión de su hijo; a los 3 años, debe comenzar a comprender el significado de “colócalo en la mesa” o “colócalo debajo de la cama”. También debe comenzar a identificar los colores y comprender conceptos descriptivos (por ejemplo, grande en contraposición a pequeño).

¿Cuál es la diferencia entre habla y lenguaje?

A menudo, los conceptos de habla y lenguaje se confunden, pero existen diferencias entre ambos:

– El habla es la expresión verbal del lenguaje e incluye la articulación, que es la manera en la que se forman las palabras.

– El lenguaje es mucho más amplio y se refiere a todo el sistema de expresión y recepción de la información, de una manera que tiene sentido. Consiste en comprender y ser comprendidos por medio de la comunicación verbal, no verbal y escrita.

Si bien los problemas en el habla y el lenguaje son diferentes, con frecuencia se superponen. Tal vez, un niño con un problema de lenguaje pueda pronunciar las palabras correctamente, pero no sea capaz de unir más de dos palabras. Por el contrario, tal vez sea difícil comprender el habla de otro niño, pero es posible que éste utilice palabras y frases para expresar sus ideas. Probablemente, otro niño hable correctamente, pero tenga dificultades para seguir instrucciones.

¿Cuáles son algunas de las señales que alertan sobre la posibilidad de un problema?

Si está preocupado por el desarrollo del habla y el lenguaje de su hijo, a continuación encontrará algunas señales a las que debe estar atento.

El hecho de que un lactante no responda a los sonidos y no vocalice es motivo de inquietud. Entre los 12 y los 24 meses, debe preocuparse si su hijo presenta las siguientes características:

– no utiliza gestos, como señalar o saludar con la mano a los 12 meses;

– prefiere comunicarse a través de gestos en lugar de vocalizar a los 18 meses, o

– presenta problemas para imitar sonidos a los 18 meses.

Solicite al pediatra o especialista que realice una evaluación si su hijo tiene 2 años y presenta las siguientes características:

– sólo puede imitar el habla o las acciones y no pronuncia palabras o frases en forma espontánea;

– sólo emite algunos sonidos o dice algunas palabras en forma reiterada y no puede utilizar el lenguaje oral para comunicarse más allá de sus necesidades inmediatas;

– no puede seguir instrucciones sencillas;

– tiene un tono de voz fuera de lo común (como un sonido nasal o voz ronca), o

comprender lo que dice es más difícil de lo esperado para su edad. Cuando el niño tiene 2 años, los padres y quienes lo cuidan de manera regular deben ser capaces de comprender aproximadamente la mitad del habla del niño. Cuando tiene 3 años, deben comprender aproximadamente las tres cuartas partes de su habla. Cuando su hijo tiene 4 años, la mayoría de las personas deberían comprenderlo, incluso quienes no lo conocen.

¿Cuáles son las causas del retraso en el habla y el lenguaje?

Los retrasos en el desarrollo del habla y el lenguaje se deben a muchas causas. Los retrasos en el habla en niños con un desarrollo normal en otros aspectos no suelen deberse a problemas en la boca, como complicaciones en la lengua o el paladar (la parte superior de la boca). El hecho de que el frenillo, que es el pliegue ubicado debajo de la lengua, sea demasiado corto casi nunca es la causa de retrasos en el habla.

Algunos niños con retrasos en el habla tienen problemas de motricidad en la boca, es decir que existe una comunicación ineficaz en las zonas del cerebro responsables del habla. El niño tiene dificultades para usar la lengua, los labios y la mandíbula para emitir sonidos. El habla puede ser el único problema o éste puede estar acompañado de otros problemas de motricidad, como la dificultad para alimentarse. Los retrasos en el habla también pueden ser indicadores de la presencia de un retraso en el desarrollo más “global” (o general).

Los problemas auditivos suelen estar relacionados con los retrasos en el habla. Por este motivo, es importante que un audiólogo evalúe la audición de los niños con dificultades en el habla. Si un niño presenta dificultades para escuchar, es posible que tenga problemas para comprender, imitar y utilizar el lenguaje.

Las infecciones en los oídos, en especial las infecciones crónicas, pueden afectar la capacidad de escuchar. No obstante, las infecciones leves de oídos que reciben el tratamiento adecuado no deberían afectar el habla. Pero es importante destacar que las recomendaciones actuales sugieren que, en determinadas situaciones y según la edad del niño, es posible limitarse a observar las infecciones en los oídos sin indicar ningún tratamiento inmediato, ya que la mayoría de ellas desaparecen, es decir, tienen un curso evolutivo-

Skip Navigation

KidsHealth

Autor: Enrique Muñoz

Categoría: Actualidad infantil, Lenguaje infantil